El mundo de LEGO

Comprar juguetes de LEGO es formar la imaginación y la creatividad de tus hijos

¿Por qué comprar LEGO?

LEGO es mucho más que una empresa de juguetes danesa. Sus míticas piezas de plástico desarrollan la imaginación y la creatividad de los más pequeños de la casa y de los que no somos tan niños.

LEGO es una palabra que proviene de “Leg Godt” cuyo significado en danés significa “Juega Bien”….sin duda toda una declaración de intenciones y que resume el espíritu que guía a sus creaciones.

Desde su nacimiento, sus juguetes han ayudado a pequeños constructores y fans a desarrollar su imaginación, creatividad y sus habilidades. Con productos para todos los gustos y edades, sus juguetes te ofrecen horas de diversión para jugar toda la familia.

Si buscas juegos educativos, estimulantes y que puedas compartir con tus hijos, acertarás con cualquiera de los temas que escojas. Por algo es uno de los juegos de entretenimiento más vendidos en el mundo. Son juguetes que se mantienen como nuevos con al paso del tiempo y que fascinan a grandes y pequeños por igual. Su atención al detalle es inigualable y es difícil no dejarse seducir por sus muchas propuestas.

No lo dudes, se trata de juguetes que han enamorado a niños y mayores en todo el mundo. Millones de personas los compran y lejos de perder en calidad o imaginación las propuestas que lanza este fabricante no dejan de sorprenderte.

Mucho más que un juguete

1.- ESTIMULAS SU IMAGINACIÓN

Decenas, cientos, miles de piezas a nuestra disposición para crear lo que queramos. Un mapa en blanco, y todo por hacer. Desde lo más ordinario a lo absolutamente extraordinario. Solo nuestra imaginación es el límite. Si lo puedes soñar, puedes hacerlo con tus legos.

Deja que tus hijos disfruten de su imaginación, que fantaseen, que creen sus propios mundos, distintos cada vez, sin las ataduras de los juegos que sólo pueden ser jugados de una forma. Con los juguetes de LEGO® nada está preestablecido, puedes seguir las instrucciones o inventarte tu mundo. La imaginación es el límite. Ciudades, vehículos, naves espaciales, súper héroes….todo tiene cabida en este universo.

2.- DESARROLLAS SU CREATIVIDAD

La creatividad es la capacidad de desarrollar ideas y objetos nuevos. Gracias a los juegos de LEGO estimularás que los niños sean creativos desde la más tierna infancia, lo que les será de gran en un futuro.

La creatividad combina la lógica y el razonamiento, y todo ello jugando y e imaginando. ¿Hay una forma mejor de aprender que jugando?

3.- APRENDEN A EXPERIMENTAR, IMPROVISAR Y DESCUBRIR

No hay límites, los manuales de instrucciones son una guía para empezar. A partir de ahí, las piezas LEGO empiezan a mezclarse, lo que era un coche ahora es un camión, luego tiene alas….y acaba siendo lo que la imaginación quiera. Los niños aprenderán a probar qué piezas encajan, qué funciona y que no, y sentirán la satisfacción de descubrir cosas nuevas cada día, de haber hecho algo por si solos.

4.- MEJORAS SU ATENCIÓN

La imaginación, la creatividad…están trabajando al 100%, el niño está pensando qué piezas usar, cómo combinarlas, prueba, vuelve a probar, consigue lo que está persiguiendo….Toda su atención está en resolver un problema, en conseguir un objetivo, en construir su mundo con sus legos para después jugar con él.

Esta facultad de estar atento a una tarea, en seguir las instrucciones, a centrarse en conseguir unos resultados, en imaginar cómo puedan casar las piezas, le será de gran utilidad en su desarrollo posterior como adulto.

5.- APRENDERÁ A DIVERTIRSE CREANDO NUEVOS JUEGOS

Hay muchas formas de divertirse, pero no cabe duda que la alegría que experimentamos cuando conseguimos algo en lo que hemos estado totalmente entregados, que hemos conseguido vencer el desafío que nos hemos planteado, es una de las mejores formas de diversión.

Nos estamos divirtiendo tanto en el proceso de crear que no queremos que acabe, pero también deseamos que ver nuestra creación acabada, y aún más, queremos jugar con ese nuevo mundo de edificios, coches, aviones….que hemos creado.

Su fantástica historia

Si has llegado hasta aquí y aún sigues interesado en conocer más de LEGO, su historia seguro que no te defraudará. Sabrás cómo una pequeña carpintería danesa ha llegado a ser el primer fabricante mundial de juguetes. Nada mal para una compañía familiar danesa, con sede en un pueblo de 6.000 habitantes (Billund), que no cotiza en bolsa,  y que basa su éxito en un sistema de construcción con bricks de plástico.

La historia de LEGO® empezó en 1930, cuando un carpintero danés de Billund, Ole Kirk Kristiansen, se encontró en un momento difícil en su trabajo. Creaba casas y muebles de madera para los granjeros de la región con ayuda de aprendices. Pero el negocio se arruinó a causa de un incendio en 1924. Pero Ole Kirk pensó en reconstruir su negocio, pero esta vez creando con madera piezas en miniatura.

En 1934 la compañía adopta el nombre de LEGO®, y sigue fabricando juguetes de madera. Su hijo, Godtfred Kirk Christiansen, comienza a trabajar en el negocio a la edad de 12.

“Sólo lo mejor es suficientemente bueno”, era el lema bajo el que Kristiansen fabrica sus patos, camiones y aviones de madera, piezas de gran calidad que, aunque eran bien apreciadas, no lograban venderse en grandes cantidades.

Cuentan que cuando se dio cuenta de que su hijo Godtfred había dado dos capas de pintura en lugar de tres, hizo retirar el producto del mercado y el pobre Gotfred se pasó la noche con la brocha en la mano dando la tercera capa.

En los años 40 tiene un gran éxito con los bloques de madera decorados con cifras y letras. Durante una feria industrial en Copenhague, Kristiansen encontró un pequeño bloque de plástico producido por una máquina moldeadora. El potencial que vio en las figuras de plástico, lo motivaron a comprar una maquina de moldear plástico para la producción de juguetes.

Y a finales de esa década nacen los primeros ladrillos de plástico que se unen unos a otros. Son los precursores de las actuales piezas de construcción, que inicialmente se venden exclusivamente en Dinamarca.  Se lanzaron al mercado bajo el nombre de “Ladrillos de enlace automático”, con los que se podían construir múltiples diseños.

Durante una conversación con un comprador extranjero Gotfred obtuvo la idea de un sistema para el juego creativo. Pero los bloques tenían problemas para que las uniones fueran estables. Hasta que en 1958 se cambió el diseño por el actual, con la incorporación de tubos huecos inferior y que permitió que aumentar el apoyo con la base.

En 1960, un nuevo incendio asola el almacén de los juguetes de madera, y decide interrumpir por completo esta línea de negocio, centrándose en las piezas de plástico.

En 1963 Godtfred Kirk Christiansen presenta su decálogo sobre los juegos de construcción:

  1. Posibilidades de juego ilimitadas
  2. Válidos para niños y niñas
  3. Divertidos para cualquier edad
  4. Para jugar todo el año
  5. Estimulantes y absorbentes
  6. Infinitas horas de juego
  7. Imaginación, creatividad, desarrollo
  8. Cada nuevo producto multiplica su valor
  9. Siempre actual
  10. Nivel máximo de seguridad y calidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR